Creada en Barcelona en 1983 y dirigida desde su fundación por Oriol Tintoré, TMA ARQUITECTURA ha venido realizando desde esa fecha numerosos proyectos de edificios, rehabilitaciones, adecuaciones y actuaciones urbanas.

Cada edificio es un nuevo reto sin recetas especiales. Cada obra, cada cliente, cada ubicación, merece respuestas únicas que, desde el análisis, desemboquen en la concreción, sin apriorismos de modelos, imágenes o estereotipos.

El espectáculo formal no forma parte de nuestro lenguaje. La ARQUITECTURA, así, con mayúsculas, debe dar respuestas perdurables, transmitir sensaciones, solucionar los conflictos, comunicar experiencias, todo ello, para nuestro equipo, de manera que permita la comunicación silenciosa, pausada.

Planteado así, la vanguardia arquitectónica no debería ser dogmática sino espontánea, no debería seguir corrientes sino reinventarse en cada acción, en cada ejercicio.

Por ello TMA quiere destacar, entre sus valores, el impulso de la libertad creativa que une el cliente con el arquitecto, satisface al usuario y relaja al observador. Las concretas preocupaciones de la disciplina arquitectónica deben aunarse con realidades sociales. La modernidad con las tradiciones locales. La abstracción con las referencias. Las formas con los sentimientos.